Coronavirus y medioambiente
Articulo Covid-19 Coronavirus de ECOMOBI

El medioambiente es el gran beneficiado de la crisis del COVID-19

No hay duda de que vivimos tiempos excepcionales en los que reina la incertidumbre. Calles vacías, carreteras sin coches, aeropuertos y puertos inactivos, la mayoría de gente confinada en casa… “¿Qué consecuencias tendrá el COVID-19 para la economía?”, nos preguntamos muchos mientras cuidamos de los nuestros y/o trabajamos desde casa. 

Todo apunta a que, en breves, nos enfrentaremos a un gran bache económico que afectará a todos los sectores en mayor o menor medida. Sin embargo, las situaciones difíciles siempre nos brindan aprendizajes que, en este caso, son colectivos y de alcance global.

Desde que los países industrializados empezaron a tomar medidas severas para frenar la emergencia sanitaria, el medioambiente se ha erigido como el gran beneficiado de toda esta situación. China, donde surgió el COVID-19, vió como durante el mes de enero las emisiones de CO2 a la atmósfera se redujeron un 25%, según un estudio publicado en CarbonBrief . Respecto al mismo periodo del año pasado, se han reducido en cerca de 1000 toneladas. Esta disminución supone la caída del 6% de las emisiones a nivel global el mes de enero. Durante el mes de febrero, en el que se confinó la provincia de Hubei, la media de días sin contaminación del aire se incrementó un 21,5% respecto a febrero de 2019, según el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente de China.

Ciudad china con alta concentración de gases contaminantes en la atmósfera

En España, donde la crisis sanitaria comenzó a finales de febrero, encontramos una situación semejante. En Madrid, según datos del Ayuntamiento, la contaminación atmosférica ha menguado un 31% debido al parón de la actividad económica y a la DANA. Asimismo, en el centro de Barcelona, la calidad del aire, según la Generalitat, mejoró un 50% en tras tan solo 3 días de confinamiento (de sábado 14 a lunes 16 de marzo). 

Xavier Querol, investigador del CSIC, sugirió en su cuenta de Twitter que estas mejoras son un mero espejismo. “En dos o tres meses la contaminación puede bajar; pero esto puede resultar anecdótico si después, cuando termine la crisis, se duplica la producción y el consumo y no todo se hace igual”, dice. 

En Italia, el país más afectado por el coronavirus y el primero que tomó medidas de confinamiento, la calidad del aire también se vio afectada de manera drástica. Así lo muestra este video de la Agencia Europea del Espacio:

Emisiones de dióxido de nitrógeno en Europa en 2020 (Fuente: European Space Agency)

También en Italia, han surgido dos imágenes virales de lo más reveladoras. Por causa del bloqueo en el sector turístico, los canales de Venecia lucen un agua cristalina inimaginable con el tráfico habitual de embarcaciones. Asimismo, en de Cerdeña se han avistado delfines que aprovechaban la ausencia de barcos para darse un paseo por un puerto de ferris  

Anécdotas a un lado, estas semanas estamos viendo cómo la reducción de la actividad industrial y del transporte, entre otros sectores, tiene efectos directos sobre el medioambiente. Asimismo, la sociedad está demostrando un alto nivel de solidaridad, compromiso y capacidad de sacrificio para hacer frente a la crisis del COVID-19. Una vez nuestras vidas vuelvan a la normalidad, debemos mantener la inercia actual y abordar la emergencia climática. Es una oportunidad única para aprender y avanzar hacia una sociedad más sostenible en todos los niveles.

Share:

Leave a Comment

Your email address will not be published.

0

TOP