Emergencia climática: ¿Cómo afecta a las empresas?
barcelona Ecomobi

El Gobierno de España declara oficialmente la emergencia climática en el país

Con esta declaración, el ejecutivo se compromete a combatir los efectos del cambio climático adoptando 30 líneas de acción.

Según la Organización Meteorológica Mundial, en Europa la última década ha sido la más cálida de la historia y el 2019 el año más caluroso (el segundo a nivel mundial). España es un territorio especialmente castigado por el aumento de la temperatura. El aumento medio global fue de 1,1º, mientras que en nuestro país fue de 1,7º. Este fenómeno implica que el 70% de la superficie española esté en riesgo de desertificación, lo cual puede tener grandes consecuencias en nuestra economía, nuestra forma de vida y nuestro patrimonio natural.   

El ejecutivo, que tiene como objetivo alcanzar la neutralidad climática en el año 2050, ha establecido 5 acciones prioritarias que llevará a cabo los primeros 100 días de gobierno: 

  1. Elaborar una ley de cambio climático y transición energética con el objetivo de reducir las emisiones netas a cero.
  2. Establecer una hoja de ruta para lograr la descarbonización del sistema productivo español.
  3. Se presentará el segundo plan nacional de adaptación al cambio climático, que incluirá un observatorio del clima y la elaboración de un listado de indicadores de impacto.
  4. Creación de la Asamblea Ciudadana del Cambio Climático, un mecanismo de participación transversal, paritario y con un importante papel de los jóvenes.
  5. Llevar a cabo una transformación productiva, es decir, impulsar la transformación del modelo industrial y del sector servicios para favorecer la sostenibilidad de las actividades económicas a nivel medioambiental y social.

Las ciudades como motores de transformación

La política local, en general, tiene un impacto más directo sobre la ciudadanía. Así pues, es vital que las ciudades tomen conciencia y promuevan políticas transformadoras que las hagan espacios más sostenibles en todos los ámbitos. 

Barcelona, centro productivo de gran importancia en España y Europa (es el hub tecnológico más importante del sur del continente) declaró el mes pasado la emergencia climática en la ciudad. Con una inversión de 563,3 millones de euros, el Ayuntamiento se marca como objetivo reducir en 2 millones de toneladas las emisiones de CO2 en 2030. Dicho de otra forma, el objetivo es que en 2030 las emisiones sean un 50% menos que en 1992. Uno de los puntos fuertes de esta declaración es que 50 de las líneas de acción propuestas dependen exclusivamente del Ayuntamiento. Así pues, podrá llevarlas a cabo con rapidez e independencia, mientras que en el resto de acciones deberá coordinarse con otras administraciones como la Generalitat y el Estado. Tras el paso dado por Barcelona, varias ciudades españolas han declarado recientemente la emergencia climática o están preparando un plan de acción. 

El papel clave de las empresas

El quinto punto prioritario de la declaración de emergencia climática del Gobierno involucra de pleno a las empresas en la lucha contra el cambio climático. Su compromiso es indispensable para lograr un sistema productivo sostenible. Dentro de esta línea de acción, el gobierno prevé elaborar una ley de residuos que aborde el grave problema de los plásticos y otros materiales de un solo uso, así como la generación de CO2 y otros gases contaminantes. Además, establecerá una estrategia de economía circular, todo ello para conseguir un modelo económico que minimice la emisión de residuos.

Estas políticas afectarán tanto los procesos productivos como las formas de consumo. Las empresas deberán adaptarse a nuevas regulaciones y tendrán que total o parcialmente sus actividades. Y no hablamos solamente de elementos tangibles como el packaging o los materiales usados, sino que deberán también repensar toda su actividad, abordar la sostenibilidad como un reto transversal.

Share:

Leave a Comment

Your email address will not be published.

0

TOP